La importancia de tener una buena relación con tu jefe

La importancia de tener una buena relación con tu jefe

Resulta casi inevitable reconocer que a una buena parte de los trabajadores les preocupa la relación que mantienen con su jefe. De hecho, tener frecuentes desencuentros con el jefe puede llegar a generar trastornos físicos y psicológicos como estrés, inseguridad, insomnio o baja autoestima.

 

Obviamente, resulta mucho más positivo mantener una buena relación con todos los compañeros de trabajo que compartir un ambiente tenso y conflictivo. Sin embargo, tener un trato correcto y cercano con el jefe puede suponer algunas ventajas extra:

 

– Reduce el estrés: llevarse bien con el jefe aligera la jornada laboral y fomenta un ambiente de trabajo agradable y distendido, alejando las tensiones y dejando a un lado cualquier factor generador de estrés negativo.

 

– Permite un mejor desarrollo profesional: tener feedback continuo del trabajo que se está desempeñando contribuye al aprendizaje y a enfatizar todas aquellas conductas que se ponen en valor. Todo ello, induce al crecimiento personal y profesional de los empleados.

 

Pero, ¿qué se debe hacer para conseguir que el trato con un jefe sea el mejor posible? Existen algunas cuestiones que hay que tener en cuenta. La eficiencia, el respeto, o la comunicación son valores fundamentales a la hora de afrontar este tipo de relaciones:

 

– Sé eficiente en tu trabajo: si el empleado es responsable con su trabajo, muestra interés y es participativo, favorecerá que exista una buena relación jefe-empleado. De lo contrario, ser una persona negativa, con falta de aspiraciones y conformista puede suponer todo lo contrario.

 

– Sé respetuoso: la educación siempre debe estar presente en todos los ámbitos vitales, incluido el profesional. Se tenga, o no, una buena relación con el jefe, el respeto debe ser un valor que esté siempre presente. Es importante mantener un trato óptimo, pero manteniendo la suficiente distancia.

 

– No caigas en el exceso de confianza: tener una buena relación con tu encargado no quiere decir que la relación tenga que ser excesivamente cercana. Una vez llegados a este punto, las delimitaciones pueden difuminarse y afectar al trabajo. La confusión de papeles puede conducir a situaciones complejas. Es importante conocer los límites y actuar conforme a estos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *